Texto no traducible en localización web

tecladoUna de las cosas más importantes a tener en cuenta al traducir una página web con html es la existencia del texto no traducible. No podemos traducir absolutamente todo lo que vemos o nos cargaríamos la página. Por ejemplo, podemos encontrarnos con etiquetas que dan formato al texto, así que si tradujéramos “bold” por “negrita”, no nos saldría el texto en negrita.

Las etiquetas, que aparecen dentro de los símbolos < y >, por tanto, no se pueden tocar, aunque sí que tenemos que traducir el texto que aparece entre ellas. Por ejemplo, nos podemos encontrar con “<title>Traducción</title>”. En este caso, no vamos a traucir ninguno de los dos “title”, puesto que se trata de una etiqueta que nos indica que lo que viene escrito en medio es el título de la página. Lo que sí que tenemos que traducir es este título, en el caso del ejemplo, Traducción.

La estructura básica que nos encontramos en un html está formada por etiquetas y es la siguiente:

<html>
   <head>
      <title>Título de la página</title>
   </head>
   <body>
      Cuerpo de la página
   </body>
</html>

Según hemos visto anteriormente, no vamos a traducir las etiquetas <html>, <head>, <title> ni <body>, pero, en cambio, sí que vamos a traducir el título y el cuerpo de la página, teniendo en cuenta que también nos podemos encontrar con más texto no traducible tanto dentro del título como del cuerpo.

Aquí tenéis un ejemplo. En rojo he marcado las etiquetas como las que comentaba arriba, y en verde otro tipo de texto no traducible que también aparece.

<html>
   <head>
      <title>My Page</title>
      <meta name="keywords" content="page, interests, my favorite films, friends" />
   </head>
   <body>
      <h1>Welcome to my page!</h1>
      <p>This is my first website. My name is <strong>John Smith</strong>. Feel free to say <em>hello</em> ! </p>
      <p>And this is my email address: <a href="mailto:john.smith@example.com">john.smith@example.com</a>. </p>
   </body>
</html>

Y así quedaría la versión traducida:

<html>
   <head>
      <title>Mi página</title>
      <meta name="keywords" content="página, intereses, mis películas favoritas, amigos" />
   </head>
   <body>
      <h1>¡Bienvenidos a mi página!</h1>
      <p>Esta es mi primera página web. Me llamo <strong>John Smith</strong>. ¡No dudes en decir <em>hola</em> ! </p>
      <p>Y este es mi email: <a href="mailto:john.smith@example.com">john.smith@example.com</a>. </p>
   </body>
</html>
Anuncios

This is Halloween

Hace unas semanas en el master nos propusieron un reto como actividad: subtitular una canción, manteniendo, siempre que fuera posible, el significado, la rima y la métrica e intentando que fuera cantable. Y, claro, por si esto fuera poco, sin olvidar el resto de normas que ya teníamos que tener siempre en cuenta en subtitulación: el tiempo de lectura de 15 caracteres por segundo, los cambios de plano,… En fin, que fácil precisamente no iba a ser.

Así pues, manos a la obra. A abrir Subtitle Workshop y a escuchar “This is Halloween” miles y miles de veces, hasta tener el cerebro bien martilleado. Sí, aún tengo pesadillas con la canción, no volveré a ver Halloween de la misma manera. Pero bueno, ya se trata de tener pesadillas en Halloween, ¿no?

Al final, después de un poco de sudor, por fin conseguí algo que más o menos me convencía. Tuve que recurrir a la rima asonante en la mayoría de los casos y algún verso no me acaba de convencer, pero creo que el resultado final quedó mucho mejor de lo que esperaba en un primer momento. ¡Incluso se puede cantar! 😀 Así, pues, os dejo con la versión final, a ver qué os parece:

Niños de cualquier edad,
¿no queréis ver algo singular?
Venid y veréis aquí
la ciudad de Halloween.

Esto es Halloween, esto es Halloween,
calabazas en la oscuridad.
Esto es Halloween, todos van a intervenir.
A todos los vecinos vamos a asustar.
Todo el mundo grita aquí,
en la ciudad de Halloween.

Soy quien se esconde bajo tu sueño,
mis dientes y ojos te enseño
Yo me escondo bajo tu escalera,
tengo arañas en la pelambrera

Esto es Halloween, esto es Halloween.
Halloween, Halloween, Halloween, Halloween.
La ciudad, nuestro hogar.
Aquí todo el mundo cantará.

La ciudad, ¿no la adoramos?
Esperamos la siguiente sorpresa.
Allá atrás, escondido en la basura,
hay algo que saldrá y tú vas a…

–¡Gritar! –Esto es Halloween.
–Blanco,negro. –Verde, sí.
–¿Asustado? –¡Esto es genial!

Tira el dado dos veces
a ver qué suerte tienes.
Ve con la luna en la oscuridad.

Gritos por aquí, gritos por allí.
En la ciudad de Halloween.

Este payaso sin rostro soy yo.
Ahora lo ves, ahora ya no.
Soy el “quíén” si preguntas “¿quién hay?”.
Yo soy el viento que hoy soplará.
Las sombras esta noche en tu balcón
llenarán tus sueños de terror.

Esto es Halloween, esto es Halloween.
Halloween, Halloween, Halloween, Halloween.
Por aquí hay criaturas.
Hay diversión si te asustas.
–Nuestra labor. –Pero no es vil
en la ciudad de Halloween.

La ciudad, ¿no la adoramos?
Esperamos la siguiente sorpresa.

Jack el esqueleto te atrapará
y tú vas a chillar.
El miedo te hará saltar.
Esto es Halloween, hay que gritar.
Haced sitio para un chico especial.
Nuestro rey de la calabaza es Jack.
Hoy al rey todos hemos de alabar.

Esto es Halloween, esto es Halloween.
Halloween, Halloween, Halloween, Halloween.

La ciudad, nuestro hogar.
Aquí todo el mundo cantará.

Traducir en ordenador y no morir en el intento

ComputerFearMucha gente, cuando enciende un ordenador y tiene que hacer algo más complicado que abrir el word o consultar una página web, se asusta. ¿Un ordenador? ¿Qué es eso? ¿Me va a comer?

¡Fuera miedos! Estamos en una sociedad y en una profesión en la que la informática forma parte de nuestro día a día. Necesitamos un ordenador para recibir nuestros encargos, para buscar información sobre los textos a traducir, para traducirlos, para entregarlos,… y eso no es más que la superficie, puesto que el uso que le podemos dar puede llegar hasta límites insospechables. Así que es importante perderle el miedo, recuerda que el ordenador es tu amigo, no tu enemigo.

¿No se te da bien la informática, dices? No te preocupes, puedes hacerlo. Sólo será un pequeño reto más a superar, ¿acaso no nos pasamos la vida superando retos para traducir? Enciende el ordenador y, con paciencia, aprende a controlar poco a poco lo que necesites. Escoge, para empezar, uno de los programas que tengas que utilizar. Ábrelo y empieza a jugar con él. Descubre qué funciones tiene, qué pasa cuando le das a un botón o a otro,… no hace falta que sepas qué estás haciendo, lo único que necesitas es descubrir qué te ofrece el programa y la mejor manera de aprenderlo es con la práctica. Verás como, cuando hayas pulsado varias veces el mismo botón y entiendas qué hace, no necesitarás buscar nervioso por todo el programa para saber cómo hacer aquello en concreto que quieras hacer.

Otro buen sistema para aprender a usar los programas es leer o ver tutoriales. Los puedes encontrar por youtube o buscando en google, y los hay de todo tipo, desde los que te cuentan qué ofrece un programa hasta los que te cuentan cómo hacer algo en concreto. Míralos mientras vas haciendo lo que te cuentan, no importa cuántas veces tengas que pausar el video o si tienes que repetir el mismo fragmento, la cuestión es que entiendas qué estás  haciendo para que cuando lo necesites, puedas hacerlo sin pensar.

¡Ánimos! Cuando hayas hecho esto con un par de programas, el resto te irán pareciendo intuitivos, seguro que cada vez será más fácil usarlos. Y, sobre todo, notarás que lo que necesites hacer acabará siendo mecánico.

¡Bienvenidos!

¡Hola a todos! Bienvenidos a Tradeducciones, mi nuevo blog sobre traducción. Espero poder dedicarle el tiempo que se merece para mantenerlo actualizado y, sobre todo, espero que os guste. 🙂