Nos trasladamos

Hola a todos! Como bien podéis leer en el título, Tradeducciones se traslada. He creado una nueva página web (www.martapeiro.com), así que a partir de ahora me podréis leer desde allí. El blog lo encontraréis concretamente en www.martapeiro.com/blog. ¡Espero veros a todos por allí!

Visita a un estudio de doblaje

El viernes pasado con los compañeros del METAV tuvimos la gran oportunidad de hacer una visita a los estudios de doblaje Soundstudio guiada por uno de los profesores que tuvimos en el módulo de Doblaje, Quico Rovira.

Una de las primeras cosas que nos comentó es que algunas películas, por razones de piratería, no pueden salir del estudio. Se trata principalmente de grandes producciones. Para estos casos, el traductor no puede trabajar desde casa, sinó que lo hace desde el estudio, que le deja trabajar en una sala de reuniones.

A continuación entramos en una de las salas de mezclas. La primera impresión fue la de entrar en un cine en miniatura. Una gran pantalla al fondo, unas cuantas butacas y, detrás, una mesa con botones y más botones que, para quien los sepa usar, sirven para manipular el sonido de la película cuando haga falta. En esta sala es donde miran las películas ya dobladas para comprobar que todo esté en orden y aplicar los cambios que sean necesarios.

Más adelante entramos en las salas de doblaje. Lo primero que encontramos fue una pequeña salita con un par de sillas para el director y el técnico de sonido y una mesa de mezclas. Esta sala conecta mediante un cristal con otra sala equipada con un micrófono, un atril y una pantalla, y es donde se sitúa el actor de doblaje para decir su texto. El actor ve primero la escena en la versión original varias veces, mientras ensaya con la traducción. A continuación se quita el sonido de la imagen y se graba al actor. Finalmente, se ve la misma escena en la lengua de salida. Normalmente, aunque en una misma escena haya más personajes, no todos los actores la doblan a la vez, sinó que hay sólo uno haciendo su parte del guión.

Antes de irnos del estudio nos dejaron entrar en dos salas de doblaje donde estaban grabando. ¡Una experiencia muy interesante! Me habría quedado mirando como hacían la película entera 🙂

Refranes refritos (2)

Hace unas semanas publiqué una entrada en la que me dediqué a traducir literalmente frases hechas inglesas al español (Refranes refritos). Pues bien, he decidido hacer la misma operación, pero al revés. ¿Cómo quedarían las frases hechas españolas que tanto conocemos traducidas literalmente al inglés? Os dejo los ejemplos que he hecho hasta ahora, a ver qué os parecen, y si os apetece traducir alguna otra expresión, estáis más que invitados a poner vuestras sugerencias en los comentarios.

No es moco de pavo – It is not turkey’s mucus

Tirar la casa por la ventana – To throw the house through the window

Mear fuera del tiesto – To piss out of the pot

Dar gato por liebre – To give cat for hare

A toda leche – To full milk

Hablar por los codos – To speak through the elbows

Dar la lata – To give the can

A buenas horas, mangas verdes – To good hours, green sleeves

Costar un ojo de la cara – To cost an eye of the face

Perder la cabeza – To lose the head

No ver tres en un burro – Not seeing three on a donkey

Repartir leña – To share out firewood

Tener mala leche – To have bad milk

Agarrarse a un clavo ardiente – To get hold of a burning nail

Cagarse de miedo – To shit from fear

5 consejos para mejorar tu productividad

Aunque no siempre sea fácil conseguirlo, mantener el nivel de productividad es algo imprescindible para cualquier traductor (y, de hecho, para cualquier profesional). Mantener unas ciertas pautas en tu trabajo te ayudará a hacer tus encargos de forma más rápida y eficaz y, por tanto, los resultados serán mejores. A continuación te dejo con una serie de consejos que, a mi parecer, pueden ser muy útiles para alcanzar este objetivo.

1. Ahora es siempre el mejor momento

¿Tienes algo pendiente para hacer? ¿Y tiempo para hacerlo ahora? Si la respuesta a ambas preguntas es sí, no esperes a hacerlo más tarde. Puede que tengas mucho tiempo para acabar el trabajo, pero nunca sabes qué imprevistos pueden aparecer más tarde. Si aprovechas para ir avanzando el trabajo cuando puedes, te aseguras de acabarlo a tiempo pase lo que pase. Y si no tienes ningún imprevisto y lo acabas antes de tiempo, tendrás a un cliente contento. 🙂

2. No te fíes de tu memoria

Puede que tengas una capacidad impresionante para recordar cosas, pero incluso así es muy fácil olvidar algo y tener que correr a hacerlo a última hora. Para evitarlo, es muy práctico llevar una agenda siempre contigo, así sabrás qué trabajos corren más prisa y, por tanto, cuáles tienes que empezar a hacer antes. De otra forma corres el riesgo de empezar haciendo los que tienes que entregar más tarde y, por tanto, viéndote obligado a hacer los más urgentes con prisas.

3. Organiza tu tiempo

Especialmente si trabajas en casa, es muy fácil que te distraigas haciendo otras cosas y que luego tengas que pasar la noche trabajando. Una buena forma de evitarlo es hacer un horario (¡y cumplirlo!). Aunque estés en casa, en las horas que te propongas trabajar haz como si estuvieras en una oficina, como si no tuvieras a mano los platos por fregar o el nuevo capítulo de la serie que estás siguiendo.

4. Revisa

Sí, lo sé, da mucha pereza releer lo que has estado traduciendo, pero revisando te das cuenta de que cometes muchos más errores de los que creías. Muy a menudo se nos cuelan errores de tipografía que, aunque no sean debidos a no saber escribir, deben evitarse. Da muy poca confianza en un traductor que sus textos tengan faltas, y es algo que puede solucionarse dedicando unos minutos a releer.

5. Usa herramientas TAO

Aunque la mayoría sean bastante caras, existen freewares de traducción asistida por ordenador como OmegaT. Usarlos te ahorrará traducir una y otra vez frases prácticamente iguales, de manera que vas a ganar mucho tiempo.

¿Cómo decido mis tarifas?

A todos los traductores nos llega el momento en que debemos decidir cuánto queremos cobrar por nuestro trabajo. Pero, ¿cómo podemos saber qué tarifa es la más adecuada? ¿Cómo sabemos si no estamos aplicando tarifas demasiado altas o demasiado bajas? Os dejo unos consejos que espero que os sean de utilidad cuando tengáis que escoger las vuestras.

1. Investiga las tarifas de otros traductores

Es muy útil realizar un estudio de mercado para saber cuánto cobran otros traductores de tu misma especialidad para poder así decidir tus propias tarifas. Hay bastantes traductores que tienen sus tarifas publicadas en sus páginas web, así que sólo tienes que buscarlas y ver cuál es la tarifa media. Aunque luego apliques tu propia tarifa según tus necesidades, te servirá para hacerte una idea sobre si es demasiado elevada o no.

2. Ten en cuenta tus gastos

Para poder mantener cualquier negocio se tiene que hacer frente a una serie de costes, y la traducción no es una excepción. Hay que pagar la cuota de autónomos, Internet,… Es importante, por tanto, que tus tarifas sean superiores a tus costes, ya que, de otra manera, estarías perdiendo dinero y el negocio no sería rentable.

3. Conoce tu velocidad de traducción

Para poder aplicar una tarifa que sea superior a los costes, tienes que saber también a qué velocidad eres capaz de traducir. Aunque hay meses más buenos que otros (no siempre vas a estar a tope de trabajo), si sabes qué cantidad eres capaz de traducir en un mes, podrás calcular cuánto necesitas cobrar por palabra para cubrir tus costes.

4. Decide cuánto quieres ganar

No hacemos los encargos sólo para cubrir costes, sino que nos interesa obtener beneficio para poder vivir, así que es conveniente tener una idea aproximada de cuánto queremos ganar. De este modo podremos decidir cuánto necesitamos cobrar para, además de cubrir nuestros gastos, tener ganancias.

5. Ten en cuenta cuánto va a estar dispuesto a pagar el cliente

Si tu tarifa es demasiado alta, puede que el cliente decida no darte a ti el trabajo por no poder permitírselo. Sin embargo, tampoco hay que desesperarse por ello, puesto que todo se puede negociar, y las tarifas no son una excepción. Puedes, desde un principio, aplicar una tarifa más baja para asegurarte el proyecto, o aplicar una alta y luego negociar con el cliente hasta llegar a un acuerdo.

Refranes refritos

Cats and dogsUno de los elementos más difíciles de traducir que nos podemos encontrar en cualquier tipo de texto son las frases hechas, pues muy pocas veces nos encontramos con que existan en dos idiomas y que sean iguales. ¿Qué pasaría si las tradujéramos literalmente? Pues que salen traducciones que a la lengua de destino quedan cómicas. Aquí os dejo unos ejemplos que espero que os hagan reír un poco 🙂

– It’s raining cats and dogs (Está lloviendo a cántaros) – Está lloviendo gatos y perros

– It’s a piece of cake (Es muy fácil) – Es un trozo de pastel

– I was pulling your leg (Era una broma) – Te estaba estirando la pierna

– A watched pot never boils (Quien espera, desespera) – Una olla vigilada nunca hierve

– Break a leg (Mucha suerte) – Rómpete una pierna

– Put yourself in his shoes (Ponte en su lugar) – Ponte en sus zapatos

– Buy a lemon (Comprar una chatarra) – Comprar un limón

– A cock and bull story (Una historia increíble) – Una historia de gallo y toro

– To find your feet (Estar a gusto con lo que haces) – Encontrar tus pies

– Let the cat out of the bag (Revelar un secreto) – Dejar salir al gato de la bolsa

– Pick up your ears (Escucha con atención) – Recoge tus orejas

– Sick as a dog (Estar muy enfermo) – Estar tan enfermo como un perro

– A son of a gun (Travieso) – Hijo de una pistola

– It’s a can of worms (Sólo trae problemas) – Es una lata de gusanos

– It’s as easy as a pie (Es muy fácil) – Es tan fácil como una tarta

Traducir en ordenador y no morir en el intento: OmegaT

Uno de los programas de traducción asistida por ordenador más conocidos es OmegaT, que cuenta con la gran ventaja de ser software libre, hecho que lo hace accesible para todos. Para descargarlo podéis entrar aquí http://www.omegat.org/es/downloads.html y escoger el link de descarga según uséis Windows, Mac o Linux.

Al abrir el programa, nos aparece con una pantalla como la siguiente:

1

Nos encontramos con tres pestañas distintas. En la izquierda, dónde al momento de abrir el programa aparece una pequeña guía sobre su funcionamiento, nos aparecerá el texto que vamos a traducir. En la pantalla de arriba a la derecha, nos aparecen las coincidencias parciales. Es decir, cada vez que una frase sea igual o parecida a otra que hayamos traducido con anterioridad, en esta pestaña podremos ver cómo la tradujimos en su momento, por lo que nos ahorraremos volver a hacer el mismo trabajo. Finalmente, en la pestaña de abajo a la derecha tenemos un glosario con términos que hayamos traducido anteriormente y que aparezcan en el fragmento que vayamos a traducir.

El primer paso para trabajar con OmegaT es crear un proyecto. Para ello, tenemos que ir a Proyecto > Nuevo…, y, en la ventana que aparece, le indicamos la carpeta donde queremos guardar el proyecto. A continuación nos sale otra ventana para que le indiquemos los idiomas de la traducción y aceptamos. ¡Ya tenemos nuestro primer proyecto en OmegaT!

2

3

Ahora, sin embargo, nos encontramos con un proyecto vacío. Es decir, en el proyecto todavía no hay ningún texto para traducir. Para arreglar esto sólo tenemos que entrar en la carpeta que hemos creado en nuestro explorador para el proyecto y poner el texto en la carpeta “source” (que ya ha creado OmegaT en el momento de hacer el proyecto). Como ahora para el máster estoy trabajando en los subtítulos de una escena de Juego de tronos, voy a usar este archivo para el tutorial 🙂

4

Volvemos a OmegaT y hacemos click en “F5” para actualizarlo y que podamos ver el texto para traducir. En cada segmento nos aparece arriba, subrayado en verde, el texto en versión original, y, justo debajo, podemos escribir la traducción. Debemos tener cuidado de no tocar la información de en qué segmento nos encontramos ni las etiquetas que aparecen entre < y > y en gris. En la imagen lo podéis ver marcado en verde. Cuando tengáis un segmento traducido, sólo tenéis que hacer click a “Intro” para pasar al siguiente.

6

Una vez esté todo el texto traducido sólo hace falta crear el documento final. Para ello, haced click en Proyecto > Crear documentos finales. El texto traducido (y manteniendo el mismo formato que el texto original), lo podréis encontrar en la carpeta “target”, dentro de la carpeta creada para el proyecto.

7

8

¡Espero que este tutorial os haya ayudado! 🙂

Texto no traducible en localización web

tecladoUna de las cosas más importantes a tener en cuenta al traducir una página web con html es la existencia del texto no traducible. No podemos traducir absolutamente todo lo que vemos o nos cargaríamos la página. Por ejemplo, podemos encontrarnos con etiquetas que dan formato al texto, así que si tradujéramos “bold” por “negrita”, no nos saldría el texto en negrita.

Las etiquetas, que aparecen dentro de los símbolos < y >, por tanto, no se pueden tocar, aunque sí que tenemos que traducir el texto que aparece entre ellas. Por ejemplo, nos podemos encontrar con “<title>Traducción</title>”. En este caso, no vamos a traucir ninguno de los dos “title”, puesto que se trata de una etiqueta que nos indica que lo que viene escrito en medio es el título de la página. Lo que sí que tenemos que traducir es este título, en el caso del ejemplo, Traducción.

La estructura básica que nos encontramos en un html está formada por etiquetas y es la siguiente:

<html>
   <head>
      <title>Título de la página</title>
   </head>
   <body>
      Cuerpo de la página
   </body>
</html>

Según hemos visto anteriormente, no vamos a traducir las etiquetas <html>, <head>, <title> ni <body>, pero, en cambio, sí que vamos a traducir el título y el cuerpo de la página, teniendo en cuenta que también nos podemos encontrar con más texto no traducible tanto dentro del título como del cuerpo.

Aquí tenéis un ejemplo. En rojo he marcado las etiquetas como las que comentaba arriba, y en verde otro tipo de texto no traducible que también aparece.

<html>
   <head>
      <title>My Page</title>
      <meta name="keywords" content="page, interests, my favorite films, friends" />
   </head>
   <body>
      <h1>Welcome to my page!</h1>
      <p>This is my first website. My name is <strong>John Smith</strong>. Feel free to say <em>hello</em> ! </p>
      <p>And this is my email address: <a href="mailto:john.smith@example.com">john.smith@example.com</a>. </p>
   </body>
</html>

Y así quedaría la versión traducida:

<html>
   <head>
      <title>Mi página</title>
      <meta name="keywords" content="página, intereses, mis películas favoritas, amigos" />
   </head>
   <body>
      <h1>¡Bienvenidos a mi página!</h1>
      <p>Esta es mi primera página web. Me llamo <strong>John Smith</strong>. ¡No dudes en decir <em>hola</em> ! </p>
      <p>Y este es mi email: <a href="mailto:john.smith@example.com">john.smith@example.com</a>. </p>
   </body>
</html>

This is Halloween

Hace unas semanas en el master nos propusieron un reto como actividad: subtitular una canción, manteniendo, siempre que fuera posible, el significado, la rima y la métrica e intentando que fuera cantable. Y, claro, por si esto fuera poco, sin olvidar el resto de normas que ya teníamos que tener siempre en cuenta en subtitulación: el tiempo de lectura de 15 caracteres por segundo, los cambios de plano,… En fin, que fácil precisamente no iba a ser.

Así pues, manos a la obra. A abrir Subtitle Workshop y a escuchar “This is Halloween” miles y miles de veces, hasta tener el cerebro bien martilleado. Sí, aún tengo pesadillas con la canción, no volveré a ver Halloween de la misma manera. Pero bueno, ya se trata de tener pesadillas en Halloween, ¿no?

Al final, después de un poco de sudor, por fin conseguí algo que más o menos me convencía. Tuve que recurrir a la rima asonante en la mayoría de los casos y algún verso no me acaba de convencer, pero creo que el resultado final quedó mucho mejor de lo que esperaba en un primer momento. ¡Incluso se puede cantar! 😀 Así, pues, os dejo con la versión final, a ver qué os parece:

Niños de cualquier edad,
¿no queréis ver algo singular?
Venid y veréis aquí
la ciudad de Halloween.

Esto es Halloween, esto es Halloween,
calabazas en la oscuridad.
Esto es Halloween, todos van a intervenir.
A todos los vecinos vamos a asustar.
Todo el mundo grita aquí,
en la ciudad de Halloween.

Soy quien se esconde bajo tu sueño,
mis dientes y ojos te enseño
Yo me escondo bajo tu escalera,
tengo arañas en la pelambrera

Esto es Halloween, esto es Halloween.
Halloween, Halloween, Halloween, Halloween.
La ciudad, nuestro hogar.
Aquí todo el mundo cantará.

La ciudad, ¿no la adoramos?
Esperamos la siguiente sorpresa.
Allá atrás, escondido en la basura,
hay algo que saldrá y tú vas a…

–¡Gritar! –Esto es Halloween.
–Blanco,negro. –Verde, sí.
–¿Asustado? –¡Esto es genial!

Tira el dado dos veces
a ver qué suerte tienes.
Ve con la luna en la oscuridad.

Gritos por aquí, gritos por allí.
En la ciudad de Halloween.

Este payaso sin rostro soy yo.
Ahora lo ves, ahora ya no.
Soy el “quíén” si preguntas “¿quién hay?”.
Yo soy el viento que hoy soplará.
Las sombras esta noche en tu balcón
llenarán tus sueños de terror.

Esto es Halloween, esto es Halloween.
Halloween, Halloween, Halloween, Halloween.
Por aquí hay criaturas.
Hay diversión si te asustas.
–Nuestra labor. –Pero no es vil
en la ciudad de Halloween.

La ciudad, ¿no la adoramos?
Esperamos la siguiente sorpresa.

Jack el esqueleto te atrapará
y tú vas a chillar.
El miedo te hará saltar.
Esto es Halloween, hay que gritar.
Haced sitio para un chico especial.
Nuestro rey de la calabaza es Jack.
Hoy al rey todos hemos de alabar.

Esto es Halloween, esto es Halloween.
Halloween, Halloween, Halloween, Halloween.

La ciudad, nuestro hogar.
Aquí todo el mundo cantará.

Traducir en ordenador y no morir en el intento

ComputerFearMucha gente, cuando enciende un ordenador y tiene que hacer algo más complicado que abrir el word o consultar una página web, se asusta. ¿Un ordenador? ¿Qué es eso? ¿Me va a comer?

¡Fuera miedos! Estamos en una sociedad y en una profesión en la que la informática forma parte de nuestro día a día. Necesitamos un ordenador para recibir nuestros encargos, para buscar información sobre los textos a traducir, para traducirlos, para entregarlos,… y eso no es más que la superficie, puesto que el uso que le podemos dar puede llegar hasta límites insospechables. Así que es importante perderle el miedo, recuerda que el ordenador es tu amigo, no tu enemigo.

¿No se te da bien la informática, dices? No te preocupes, puedes hacerlo. Sólo será un pequeño reto más a superar, ¿acaso no nos pasamos la vida superando retos para traducir? Enciende el ordenador y, con paciencia, aprende a controlar poco a poco lo que necesites. Escoge, para empezar, uno de los programas que tengas que utilizar. Ábrelo y empieza a jugar con él. Descubre qué funciones tiene, qué pasa cuando le das a un botón o a otro,… no hace falta que sepas qué estás haciendo, lo único que necesitas es descubrir qué te ofrece el programa y la mejor manera de aprenderlo es con la práctica. Verás como, cuando hayas pulsado varias veces el mismo botón y entiendas qué hace, no necesitarás buscar nervioso por todo el programa para saber cómo hacer aquello en concreto que quieras hacer.

Otro buen sistema para aprender a usar los programas es leer o ver tutoriales. Los puedes encontrar por youtube o buscando en google, y los hay de todo tipo, desde los que te cuentan qué ofrece un programa hasta los que te cuentan cómo hacer algo en concreto. Míralos mientras vas haciendo lo que te cuentan, no importa cuántas veces tengas que pausar el video o si tienes que repetir el mismo fragmento, la cuestión es que entiendas qué estás  haciendo para que cuando lo necesites, puedas hacerlo sin pensar.

¡Ánimos! Cuando hayas hecho esto con un par de programas, el resto te irán pareciendo intuitivos, seguro que cada vez será más fácil usarlos. Y, sobre todo, notarás que lo que necesites hacer acabará siendo mecánico.